DAR

NUESTRA MOTIVACIÓN

DAR

En el Antiguo testamento Dios implanto el dar como agradecimiento a la provisión que Él había dado al pueblo. Dios les pedía tomar el diez por ciento de todo el fruto de su trabajo de un año, ya sea del ganado o la cosecha y hacer un banquete en donde Él se los indicara para honrarlo por la fidelidad que había tenido con ellos al sacarlos de la esclavitud y hacerlos fructificar en una tierra extraña. Este diezmo debía ser compartido con los levitas, las viudas, los extranjeros y los huérfanos; los más desprotegidos.

En el Nuevo Testamento, con la proliferación de las nuevas comunidades cristianas o iglesias la práctica del dar se seguía llevando a cabo. Los nuevos cristianos vendían todo lo que tenían para darlo a estos nuevos grupos de los cuales se hacían miembros. También se hacían donaciones a las iglesias más necesitadas para pudieran mantenerse y, por supuesto, los más desvalidos seguían siendo apoyados con estas ofrendas.

Los tipos de ofrendas pueden cambiar, los montos de las donaciones pueden cambiar, pero hay algo que el Señor no cambia (tanto en Antiguo como en el Nuevo testamento) y es la actitud con la que los creyentes deben dar. Deuteronomio capítulo 26 habla de llevar las primicias de los frutos y ponerlos delante del Señor y en el versículo 11 dice que “te alegraras de todo el bien que Dios te haya dado a ti y a tú casa”. En 2 Corintios capítulo 9, Pablo exhorta a la iglesia que sean solícitos en dar y apoyar a las iglesias más necesitadas pero que “cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porqué Dios ama al dador alegre” (v. 7).

El dar nuestras ofrendas y diezmos debe ser motivo de celebración y agradecimiento a Dios por su fidelidad y compromiso de proveernos en todas nuestras necesidades. Dar conforme a lo que nos propongamos, pero con alegría y gozo sincero y verdadero de lo que podemos entregar para la obra de nuestro Señor por el fruto de nuestro trabajo y esfuerzo.

OFRENDAS Y DIEZMOS

Dorian Riquelme
16.717.068-4
Finanzas.vsc@gmail.com
Cuenta Corriente
10013358189
Banco Falabella